17 de Mayo de 2015 - Publicación en ÙLTIMA HORA - Paraguay

logo uhAsunción – Paraguay- 17 de Mayo de 2015 -

Inversionista francès pide devolución de sus estancias

J C BrouilletLa abogada Angelina Brizuela, quien patrocina legalmente al empresario ganadero de origen francés Jean Pierre Claude Brouillet, denunció ante la prensa a la jueza Julia Rosa Alonso por retardo de una causa de entrega de acciones de dos estancias a su cliente (Rancho California y El Dorado), que la Corte Suprema de Justicia ya había pedido entregar a su dueño original. El retardo ya llega, según la abogada, a los dos años y medio. Sin embargo, la misma jueza explicó a este medio que el caso todavía no está resuelto, ya que existen dos demandas paralelas, pero a la vez ligadas, ya que son tres personas que quieren las acciones de las estancias Rancho California, del Chaco, y El Dorado, de Concepción. Para la jueza todavía falta dilucidarse quién es el auténtico dueño de las acciones de dichos establecimientos; además, existe una apelación que debe resolverse sobre la decisión de la jueza de guardar las acciones en una caja bancaria hasta tanto quede concretado quién es el dueño de las acciones. Brizuela dijo que la jueza ya había ordenado la entrega de las acciones a Brouillet. No obstante, doce días después dispuso que se guardaran en un banco, luego de que pasara el plazo de apelación. El litigio judicial comenzó hace ocho años, cuando el inversionista francés Jean Pierre Brouillet denunció el saqueo de sus estancias El Dorado y Rancho California por parte de quien era su socio, Jean Patrick Humbert, otro francés, quien se casó con María Teresa Agüero. Las dos estancias tenían más de 4.000 cabezas de ganado, ahora todas vendidas y ninguna de las estancias está trabajando. Humbert supuestamente se había apoderado de las acciones y se instituyó como único dueño, dejando de lado su socio Brouillet, quien fue el que empezó las estancias. Ambas estancias en estos momentos están valuadas en 3 millones de dólares. El inversionista francés ahora tiene 90 años y antes de morir quiere de vuelta sus acciones que le costó mucho trabajo obtener.

http://www.ultimahora.com/inversionista-frances-pide-devolucion-sus-estancias-n897025.html

logo uhAsunción, Domingo 17 de Mayo de 2015

JCBSmallUltimaHora

version f Version française

Titre: Un investisseur français demande la restitution de ses estancias
L’avocate Angelina Brizuela, qui est la conseillère légale de l’entrepreneur “ganadero” français, Jean-Pierre-Claude Brouillet, a dénoncé auprès de la presse la Juge Julia Rosa Alonso pour abus de délais dans le dossier de rendu des actions de deux “estancias” de son client ( Rancho California et El Dorado). La Cour Suprême de Justice a ordonné la remise des actions à son propriétaire d’origine. Le retard est de deux ans et demi, selon l’avocate.

Néanmoins, la Juge a expliqué à notre journal que cette cause n’est pas encore résolue, car il existe deux demandes paralèlles, tout en étant liées, car ce sont trois personnes qui veulent les actions des estancias Rancho California et El Dorado. Pour la Juge, il faut savoir qui est le propriétaire authentique des actions de ces sociétés; en plus, il y a un appel contre le décision de la Juge de déposer ces actions sur un compte bancaire jusqu’à ce qu’il soit décidé à qui appartiennent les actions.

Brizuela a dit que la Juge avait déjà ordonné le remise des actions à Brouillet. Mais, douze jours après cette décision, elle a décidé de déposer ces actions dans une banque, an attendant l’Appel.

Ce litige judiciaire a commencé il y a huit ans, quand l’investisseur français Jean-Pierre Claude Brouillet a porté plainte contre la vandalisation de ses estancias Eldorado et Rancho California, faite par son associé, Jean Patrick Humbert, un autre français qui est marié avec Maria Teresa Agüero.

Les deux estancias contenaient plus de 4.000 têtes de bétail, aujourd’hui toutes vendues et aucune de ces estancias n’est en exploitation. Humbert, est supposé s’être approprié les deux estancias et s’est déclaré unique propriétaire, ignorant son associé Brouillet, qui est le créateur de ces estancias.Ces deux estancias sont évaluées aujourd'hui à trois millions de dollars. L’investisseur français a aujourd’hui 90 ans et, avant de mourir, veut récupérer les actions qui lui ont coûté tant de travail pour les obtenir.

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

CARTA de Jean-Claude Brouillet - 2 de marzo de 2012

(Traducción al castellano del original en Francés) - Version originale en français1

. Me llamo Jean Pierre Victor Claude Brouillet, francés con residencia en los EE.UU. de Norteamérica. Tengo casi 87 años y me manejo en silla de ruedas (tuve un ataque cerebro-vascular, en el AÑO 2005, que dejó paralizada mi condición física ambulatoria).-

2. Conocí el Paraguay en la década del 90, donde mi hermano había adquirido una estancia. Viajaba una o dos veces al año, siempre por poco tiempo, enamorándome de ese maravilloso país de gente tan cordial y amistosa, por lo que resolví, con lo que gané trabajando toda la vida, invertir allí la mayor parte de mí dinero, naturalmente a fin de obtener alguna utilidad, pero fundamentalmente para dar un respaldo económico importante a mi hijo VLADIMIR BROUILLET, entonces con residencia en esa República y casado con una paraguaya.-

3. Fué con esas intenciones que, EN EL AÑO 1998, constituí la firma “RANCHO CALIFORNIA S.A.”, con el señor Saleh Beshir Abd El Aziz Gad Alla, con un capital de ciento cincuenta y un mil (151.000) dólares americanos, representados por 151 acciones de un mil (1.000) dólares cada una, quedándome con 150 de esas Acciones (99,33%) y el señor Saleh Beshir con 1 acción (0,67).-

EN EL AÑO 2000, transformé otra firma comercial denominada “EL DORADO S.A.”, con un capital de un mil cien millones (1.100.000.000) de guaraníes, representado por mil cien (1.100) acciones de un (1) millón de guaraníes cada una, aportando la totalidad, pero como mi gestor de negocios, JEAN PATRICK RENE HUMBERT, que me había presentado mi hijo VLADIMIR como “gran amigo suyo” y como una persona “honesta”, trabajadora y conocedor del negocio que me interesaba, le cedí once (11) de mis acciones para que conformara conmigo la sociedad, como accionista. Esto significaba 99% de las acciones para mí y 1% para Humbert.-

 Estas dos sociedades se encuentran plasmadas en las Escrituras Públicas Nº 96 del año 1998 y Nº 98 del año 2000, pasadas por ante el Escribano Público Eduardo Antonio Gustale Portillo, siendo redactadas bajo el control y la aprobación de mi hijo Vladimir, quien domina bastante bien el castellano, idioma que yo desconozco totalmente.-

 4. Pero Vladimir se divorció de su esposa y se fué del Paraguay, quedando en su reemplazo Humbert, realizando las tareas que aquél hacía, es decir, la de prácticamente administrar las sociedades. Como siempre, yo iba al Paraguay una vez al año para ejercer cierto control sobre el movimiento de las sociedades, recibir las explicaciones de Humbert sobre la marcha del negocio y firmar algunos documentos, luego de traducidos por él al castellano, que eran, según Humbert, para su presentación al fisco. Estos viajes los hice HASTA EL AÑO 2005, sufriendo al final de ese año la enfermedad que me dejó paralizado, impidiéndome volver al Paraguay.-

 5. En el AÑO 2001 -sólo como demostración del aprecio que le tenía-, cancelé con mí dinero las deudas que Humbert y su esposa tenían con Sudameris Bank de Asunción, que había iniciado contra ellos, en el año 1997, varias acciones para su cobro y que, en ese año (2001) ya se encontraban todos los juicios en estado de remate. La suma total abonada fue de setenta mil (70.000) dólares americanos. También le ofrecí un tratamiento especial para su hija Ana, enferma de leucemia, que fue realizada en Argentina. Estas circunstancias aumentaron mi confianza hacia ellos, creyendo ingenuamente que estarían agradecidos, pero me equivoqué y estoy pagando la consecuencia de ese error de apreciación.-

6. De cualquier modo, no puedo negar que hasta Julio del año 2006, Humbert me informaba regularmente sobre el funcionamiento de ambas firmas comerciales, siempre en regla naturalmente. Sin embargo, por otro lado también recibía noticias de parte de algunos amigos, particularmente franceses, de que ocurrían cosas raras, en las propiedades de “El Dorado S.A.”, donde personas desconocidas entraban y salían permanentemente llevando ganados y otros bienes. Lógicamente, le llamé a Humbert quien me dio unas explicaciones bastante convincentes, volviendo a tranquilizarme. Incluso, por ello, llegué a enojarme con algunos de mis amigos; pero cuando me enteré de que se había decomisado del interior de una camioneta, CON LOGO DE “EL DORADO S.A.”, unos ochenta (80) kilos de marihuana, me preocupé y comencé a dudar de los informes de Humbert y, consecuentemente, de su lealtad y honestidad y quien, para entonces, había sido ya dirigía las sociedades con un ciudadano argentino de apellido Rioboo.-

7. Lo cierto es que lo de la droga me indujo a buscar una persona amiga que hablara el castellano y, a la vez, pudiera ir a ese país para que, en mi nombre y representación, averiguara lo que realmente estaba sucediendo con las sociedades, de las que soy FUNDADOR Y POSEEDOR DEL MÁS DEL 90% DE LAS ACCIONES.-

Por fin pude conseguir esa persona, el señor JEAN CLAUDE CRITON, amigo mío desde mas de cuarenta años, que entiende, habla y escribe el castellano, además de ser un periodista internacionalmente conocido, quien prometió hacerme el favor que estaba pidiendo.-

8. Tanto es así que, en abril del AÑO 2007, fue al Paraguay y, entrevistándose con Humbert, le contó de su cometido y le exhibió el poder, que yo le había otorgado, para revisar los libros y demás documentos comerciales y, como representante y mandatario del mayor accionista, tomar las medidas que correspondan al buen funcionamiento de las dos sociedades anónimas. Humbert, según Critón, se puso a su disposición, pero esa fué la única y última vez que lo vió. Después ya no lo pudo encontrar y ni siquiera le contestó los numerosos telegramas que le envió, así como las muchas intimaciones notariales para que le exhiba los libros y documentos comerciales. Lo mismo ocurrió con la contadora, la Sra. WILDA BERNAL DE BARRIOS, llegando al extremo de que los dos le negaron la información que le solicitaba sobre el domicilio de las Síndicas, con quienes quería entrevistarse para ver si, por ese lado, podía obtener alguna noticia sobre el estado de ambas sociedades.  Pero, no pudo ser, porque se escondieron todo el tiempo.-

9.- Estas tácitas negativas hizo que mi mandatario, por consejo de la abogada que le asesoraba, promoviera en mi nombre una acción S/ DILIGENCIAS PREPARATORIAS para Juicio Ordinario, iniciada el 27 de julio del año 2007 ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil del 12º Turno, donde al fin y por orden judicial, se pudo conseguir algunos libros y documentos, no todos por la también tácita negativa de los demandados. Por ejemplo, jamás presentaron al Juzgado el LIBRO DE ACCIONES Y ACCIONISTAS que, AÑOS DESPUÉS, Humbert lo denunció como “EXTRAVIADO” en la Carpeta Fiscal, abierta como consecuencia de la denuncia que hice contra él, su esposa y la contadora por PRODUCCIÓN Y USO DE DOCUMENTOS NO AUTÉNTICOS. Al libro en mención lo hizo desaparecer porque si lo presentaba se iba a comprobar que Humbert y la Contadora nunca fueron dueños de todas las acciones de las referidas firmas comerciales, como aseguraron haberlo sido en el Año 2004.-

10. No obstante ello, en los pocos libros que presentaron al Juzgado, pudo constatarse una serie de irregularidades e ilegalidades, como la de las supuestas y disparatadas Asambleas de DOS SOCIEDADES DIFERENTES realizadas el MISMO DIA, A LA MISMA HORA Y CON LAS MISMAS PERSONAS, algo absolutamente IMPOSIBLE; repitiéndose eso mismo con varias de las sesiones de los Directorios, pudiendo observarse en las Actas de algunas de esas sesiones que éstas se “cerraban” antes de “iniciarse”, lo que no era sino otro absurdo más. Igualmente se comprobó otro hecho innegable, la inasistencia de las síndicas a todas las Asambleas Generales y sesiones de los Directorios, llegando al colmo de falsificarse mi firma en una de las actas de esas sesiones que, supuestamente, fue llevada a cabo justamente cuando yo estaba en los EE.UU.. Otro acontecimiento anormal a sumar a los hechos imposibles.-

11. Advertidas y constatadas estas circunstancias, y muchas otras, mi abogada promovió una demanda por NULIDAD DE ACTO JURIDICO contra “El Dorado S.A.” y otros, basándose en esas ilegalidades que resaltan en los libros de comercio y que, por otro lado, tienen una particularidad; LA DE HABER SIDO PRESENTADOS EN JUICIO POR EL PROPIO HUMBERT. La demanda fue deducida el 28 de diciembre de 2007 en el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil del 9º Turno, a cargo del Juez ALBERTO MARTÍNEZ SIMÓN, Secretaría Magalí Ayala, en la que dicho Juez, al comprobar que no “corría” la EXCEPCIÓN DE PRESCRIPCIÓN, deducida por los demandados antes de contestar la acción, porque el juicio de nulidad fue planteado contra actos jurídicos (At. 296 C.C. - Asambleas y Sesiones) -que prescriben a los dos años (Art. 663 C.C.)- y nó contra resoluciones tomadas en las mismas –que sí prescriben a los seis meses (Art. 1098 C.C.)-, como de mala fé lo demandaron los accionados; el Juez mencionado, con total desverguenza, alteró y cambió por sí, sin ninguna intervención de los propios demandados, la EXCEPCIÓN DE PRESCRIPCIÓN por la EXCEPCIÓN DE FALTA DE ACCIÓN, lógicamente traída de los pelos. Y es más, corrió traslado a mi abogada para contestar solamente los fundamentos de la excepción de prescripción y no los de la falta de acción inventada por el Juez, dejándola así absolutamente indefensa con respecto a esta excepción. La resolución dictada, por ese mismo Juez, como es lógico, no tuvo en cuenta este acontecimiento creado por él, ni los hechos imposibles, ni las falsificaciones evidentes ni las nulidades absolutas que se destacan en los documentos presentados. Apelada dicha resolución fue confirmada sin ningún fundamento legal, ni doctrinario, ni jurisprudencial por el Tribunal de Apelación, Cuarta Sala. Ahora se está esperando que la Sala Constitucional revoque esas decisiones arbitrarias e ilegales, ya que es la última instancia de la que, todavía, se puede esperar Justicia.-

  Ese mismo día, con los mismos fundamentos y casi con los mismos términos, mi abogada promovió también otra demanda de NULIDAD DE ACTO JURÍDICO (de las Asambleas y Sesiones) CONTRA “RANCHO CALIFORNIA S.A.” Y OTROS, la que fue objeto de una decisión, diferente a la anterior, por el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil del Cuarto Turno, a cargo de la Dra. Judith Gauto Bozzano considerada, de acuerdo a mis informes, como una de las Juezas más capaz y honesta del Poder Judicial paraguayo. La resolución de este Juzgado fue apelada por los demandados, encontrándose el expediente en el Tribunal de Apelación en lo Civil, Primera Sala, en estado de sentencia.-

12. Por otra parte, misteriosa y repentinamente aparecieron dos contratos privados de compraventas de acciones de “Rancho California S.A.” y de “EL DORADO S.A.” del AÑO 2OO4; documentos en los que, supuestamente, yo vendía todas mis acciones de las dos sociedades a Humbert y una (1) de ellas a la Contadora Wilda Bernal de Barrios; mas otros dos contratos idénticos, pero del AÑO 2005, donde yo VOLVÍA A COMPRAR DE ELLOS ESAS MISMAS ACCIONES. Otro irracionalidad más, no sólo por la compra y venta injustificadas, sino porque jamás he tenido interés o motivo alguno para vender mis acciones y, además, Humbert nunca pudo tener el dinero suficiente -una suma varias veces millonaria- para comprarlas EN EL AÑO 2004, puesto que recién estaban saliendo, él y su esposa de las varias demandas por deudas que yo, con mi dinero, había cancelado, y siendo su única entrada, ENTRE EL 2001 Y 2004, lo que recibía de las sociedades como mi gestor de negocios. Lo indicado, las supuestas compraventas, son sucesos incontrovertiblemente irrealizables, inverosímiles y absurdos.-

13. Estas supuestas compraventas hicieron que denunciara el increíble hecho, a más de que era demasiado evidente que las firmas, que se me atribuían y que obraban al pie de los cuatro contratos privados citados, sin ninguna duda eran falsificadas. Esta denuncia tuvo su entrada en el Ministerio Público el 1 de diciembre de 2008, es decir, hace más de TRES AÑOS, quedando a cargo del FISCAL LUIS CLYDE MUNIAGURRIA, quien hasta la fecha ni siquiera ha citado a declarar a los denunciados, específicamente a los dos mas comprometidos, Humbert y la Contadora, aunque sorpresivamente imputó a la esposa del primero, pero exclusivamente por el USO de esos documentos falsos; falsedad que definitivamente surgió y se evidenció con la pericia, la más importante de las diligencias practicadas en la búsqueda de la verdad, juntamente con la declaración de la señora imputada, pues todas las otras diligencias son simples hojarascas.-  Esta pericia caligráfica, cuya conclusión fue y es la efectiva e indiscutible falsificación de mis firmas, según el perito de la Fiscalía, por supuesto, es la más válida de las evidencias porque no se halla subordinada a los intereses de las partes.-

Fueron conclusiones como la de este perito, que por ser del Ministerio Público y su evidente inimplicancia con ninguna de las partes, las que por su importancia obligó al Fiscal Muniagurria -como sucedió en otros casos para acusar o absolver o sobreseer (ver caso Dr. Bernal, ex Director de Itaipú, y del Ministro de la Corte, Dr. Núñez)-, a tomar medidas contra los posibles falsificadores, aunque equivocadamente, pues, para él la conclusión del perito del Ministerio Público tiene un valor muy relativo o simplemente no lo tiene, al contrario de sus colegas, dado que en este caso esa pericia sólo le sirvió para imputar a la esposa de Humbert por el uso de esos documentos no auténticos y no para hacerlo contra los que supuestamente los produjeron, para más sin considerar que lo que realmente se probó, con esa diligencia, FUE LA FALSIFICACIÓN y no el uso de documentos falsificados. Es una actitud realmente incomprensible, que hace dudar no sólo su imparcialidad sino del propio objetivo que persigue.-

La verdad es que pese a esa imputación, basada en la pericia y en la indagatoria de la esposa de Humbert; el Juzgado Penal de Garantías Nº 10, a cargo del abog. RUBÉN AYALA BRUN, luego de admitir la imputación y sin ninguna otra diligencia, sobreseyó definitivamente a la misma, transgrediendo todas las disposiciones legales y las jurisprudencias constantes y uniformes de los Tribunales de Apelación y de la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal. Hoy estamos a la espera de la decisión del Tribunal de Apelación, con la esperanza de que resolverán el recurso conforme a la ley, la doctrina y la jurisprudencia.-

14. Mientras tanto, pese a la conclusión del Perito del Ministerio Público y de la declaración indagatoria de la propia esposa de Humbert, quien afirmó que los contratos privados falsos LES FUERON ENTREGADOS POR SU MARIDO; la investigación sobre la PRODUCCION DE DOCUMENTOS NO AUTENTICOS continúa totalmente paralizada en poder del Fiscal Muniagurria, quien hasta hoy tampoco admitió ni rechazó dos denuncias más: una contra el tal Néstor Zarza Franco, a quien no conozco ni lo vi en mi vida, pero que según las Actas de ambas sociedades, de las Asambleas Ordinarias y Extraordinarias del AÑO 2006, fue mi “representante” en las mismas, apoyado en DOS PODERES ESPECIALES que, supuestamente, le otorgara en el consulado paraguayo de Los Angeles (EE.UU.); poderes que de cualquier manera son indudablemente nulos, porque las mismas autoridades del consulado reconocieron expresamente que no tienen la minuta correspondiente en francés, obligatoria para el otorgamiento de esos poderes (artículo 390 del Código Civil Paraguayo).-

Pero todavía es más extraño que “mi representante” ZarZa Franco haya participado en esas Asambleas con las acciones de mí propiedad, de las que, puedo jurar, nunca me he desprendido, pues las llevaba conmigo y sólo cuando iba a participar de las Asambleas, que fue hasta el año 2005.  Después las entregué al Sr. Critón para que participara de las Asambleas del año 2007 en adelante. Jamás le di a otra persona UNA SOLA DE ESAS ACCIONES, salvo las cedidas a Humbert para que pudiera ser “accionista”. Es más, en las actas de las Asambleas del año 2005, luego de las del 2007 y siguientes, puede comprobarse que NUNCA fui propietario de sólo 900 acciones de “El Dorado S.A.”; siempre lo fui de 1000 o más, como se puede constatar en cualquiera de los juicios civiles o penales que he promovido, en las constancias de los depósitos bancarios de mis acciones y en los libros de Asistencia de las Asambleas. Estos son hechos que nadie puede negar. Por ende, aun antes de cualquier investigación que se pudiera hacer, ya se hallaban probadas la nulidad de los poderes especiales “otorgados” a favor del tal Zarza, la falsificación de mis firmas en ellos y el hecho de que nunca fui ni soy poseedor de 900 acciones de la referida sociedad.-

15. Igualmente se halla probado, con documentos públicos agregados a los juicios civiles y penales, que efectivamente fue adulterado el Acta de la Asamblea Ordinaria de “EL DORADO S.A.” de ese AÑO 2006, a fin de que con un simple subrayado bajo el nombre de mi esposa, la dejaran de lado como titular del Directorio para ubicarla como suplente, a fin de reemplazarla por una persona totalmente ajena a las sociedades, el argentino Carlos María Rioboo, quien asumió la titularidad de los Directorios para, con ese “recurso”, apoyar y convalidar todas las ilegalidades e irregularidades, que decidía Humbert sobre hipotecas, ventas y arrendamientos de los bienes de las dos sociedades; operaciones realizadas sin necesidad alguna y más cuando sabían perfectamente que podían recurrir a mí si existía algún problema económico financiero.-

Lo concreto es que con esas dos “maniobras”, una, la de los poderes especiales falsificados y, dos, el subrayado bajo el nombre de mi esposa; Humbert y sus cómplices, con APENAS CASI UNA DÉCIMA DE LAS ACCIONES, juntando las de él y las de sus cómplicesCONTRA EL MÁS DEL 90% MÍAS- procedieron a hacerse cargo de las sociedades, vaciándolas de bienes SIN MI CONOCIMIENTO NI CONSENTIMIENTO, iniciándolo con la hipoteca a SÓLO ESCASOS ONCE DÍAS de la Asamblea del año 2006 (cuando que yo no había vendido una sola silla durante los OCHO AÑOS de mi Presidencia), obteniendo con esas sórdidas y amañadas hipotecas, ventas y arrendamientos, unos cuatro (4) millones de dólares, cuyo destino, hasta el presente, es totalmente desconocido, aunque sospechable, porque ese dinero no figura en los balances de las sociedades anónimas.-

16. Pero lo más grave, llamativo y peligroso para los inversores extranjeros como yo, es que se esté utilizando, y por lo visto se pretende estar utilizando, a ciertos magistrados del Poder Judicial -no son muchos gracias a Dios- y a determinados Fiscales bien individualizados, para éste despojo de las sociedades referidas, que en el fondo no es sino el despojo a una persona que, a pesar de todo aun cree en la justicia paraguaya; a una persona que da trabajos a paraguayos y extranjeros, entre ellos, lastimosamente a este desagradecido, deshonesto y desleal de Humbert, quien no dudó, y seguramente no va a dudar, en robar descaradamente al que le dio y le da de comer, aprovechándose de la confianza otorgádale, de mí obligada ausencia de ese país, de mi edad y de mi enfermedad.-

17. En fin, todo lo indicado se halla probado con instrumentos públicos, obrantes en los diferentes juicios que he promovido y que, según el equipo de abogados que me asesoran acá, en la ciudad de Solvang (que tienen en su poder copias de todas las demandas, denuncias y querellas, a más de la Constitución del Paraguay y de sus leyes civiles, comerciales y penales) y que me ayudan a escribir este relato sobre lo que estoy padeciendo por invertir mí dinero en la República del Paraguay. La odisea es realmente mucho más larga, por lo que queda en el tintero varias circunstancias que contar, que son incluso más graves aun por su ilegalidad, irregularidad e impunidad como sucedió y sucede, por ejemplo, en el juicio S/ MEDIDA CAUTELAR promovida por la señora de Humbert, solicitando el embargo y el secuestro del 50% de todas mis acciones, que el entonces Juez en lo Civil del 13º Turno, Alejandro Sosa -quien renunció inmediatamente después-, insólitamente le concedió el 100% de lo no peticionado, bajo la fianza personal, de un señor ajeno al juicio y no propuesto para el efecto, el tal CARLOS ALBERTO AGÜERO RODRÍGUEZ, con varias demandas encima por cobro de guaraníes y sujeto, además, a una querella criminal por estafa en el Juzgado del Dr. Gustavo Amarilla, interinado por el Dr. Ayala Brun en su momento, donde fuera imputado por la comisión de ese delito, por la Agente Fiscal Sonia Pereira, según lo publicado en ABC color digital el 2 de abril del 2010, a las 16:41 hs.. Aun hoy y a dos años de que la señora de Humbert planteara una Acción de Inconstitucionalidad contra la Resolución de Segunda Instancia que revocó la Medida Cautelar, y pese a haber sido rechazada in limine, continúa esa acción sin solución definitiva –con cuatro incidentes promovidos y con más de catorce urgimientos que, según me dijeron, sucede porque lo ataja, obstaculiza o impide, un tal ALEJANDRINO, del que aun no se el cargo que ocupa, pero que sí trabaja en la Corte Suprema de Justicia.-

18. Un hecho resaltante que no puedo dejar de destacar, por la ilustración que ofrece, es que a mi mandatario, el señor Critón, trataron y tratan de hacerle abandonar definitivamente del país, “armando” contra él una querella por calumnia, la misma persona, y su esposa, que está desposeyendo y arruinando las dos sociedades FUNDADAS POR MÍ, con total desparpajo e impunidad. Ese proceso penal no tuvo, desde luego, ninguna interrupción, como ocurre con los que yo promuevo, y rápidamente lo condenaron, a pesar de que sólo cumplía con mis indicaciones, como lo manifesté en la carta que envié al Juzgado interviniente; es más, llegué a tratarle de flojo a mi amigo Critón, por no ser mucho más duro y amplio en sus manifestaciones sobre el desagradecido Humbert, su esposa y cómplices, pero todo fue en vano. Por lo visto, en ese país pueden más los deshonestos que éste buen señor a quien están buscando impedir su ida a ese país, para así “trabajar” con más tranquilidad y dejar vacías ambas sociedades, sin mayores sobresaltos.-

19. Reconozco, por otra parte, que no soy el único perjudicado de la forma indicada –con utilización del Poder Judicial-, puesto que hay varios otros inversionistas extranjeros en las mismas o en peores condiciones, como el caso denunciado por el Dr. Encina Marin o el de los colombianos que se están retirando del Paraguay. Por ello espero, por ese país tan hermoso y por su gente mayoritariamente cordial y amistosa, se corrijan estos hechos de corrupción que existen por la impunidad reinante, por la falta de castigo, ofreciendo con ello al campo internacional una imagen muy negativa y deteriorada de esa República.

20. No obstante lo reseñado, mis asesores americanos que estudiaron a profundidad todos los juicios que he promovido en Paraguay, a través de mi abogada, y en consideración a las disposiciones contenidas en la Constitución y en las leyes paraguayas, me dieron la esperanza de que, en algún momento y en algunas de las instancias del Poder Judicial y de la Fiscalía me han de dar la razón, a raíz de que los ilícitos cometidos en mí perjuicio se hallan probados con documentos públicos no impugnados y presentados en los diferentes juicios por la propia contraparte. Esto hace que ellos no crean que todo está perdido, porque ni la corrupción, ni los corruptos, que aparentan dominar y manejar todo con total impunidad, no están libres de equivocarse y, además, la experiencia de una larga vida que Dios me otorga, me enseñó que los sujetos como Humbert y los que se prestan a sus designios, pagan todo lo malo que hacen con mucho dolor y sufrimientos, como el perder a un hijo, a una hija o al ser más querido antes de morir, y con más razón cuando esta gente, como aves de rapiña, esperan que la edad y la enfermedad de esta “su víctima”, lo lleve al más allá, para así despojar de lo que aun quedan en las dos sociedades. Son, como se ve, verdaderos cuervos en acecho.-

21. Lo que surge de todo esto, es que se planificó el despojo a raíz de mi enfermedad y comenzó a ejecutarse poco meses antes o a partir de las Asambleas Generales de las dos sociedades, supuestamente realizadas EN EL AÑO 2006, puesto que es de allí que aparecen los poderes falsos, mis representantes falsos, las acciones falsas, así como las Actas de Asambleas y de Directorios también falsas o de imposible realización, todo programado exclusivamente para “devorar”, sin sorpresa y sin sacudida alguna, entre Humbert, su esposa, cómplices y algunos Fiscales y Jueces, los bienes de las dos firmas comerciales que FUNDÉ y CAPITALICÉ en la República del Paraguay. Pero ocurrió algo que no esperado por ellos, la ida de un mandatario serio e incomprable, con poderes amplios DEL POSEER DE MÁS DEL 90% DE LAS ACCIONES; circunstancia que los llevó a cometer errores tan infantiles como los señalados y que solamente el Fiscal Muniagurria y los Magistrados que lo apoyaron, y los apoyan, no los advirtieron ni los van a ver ni con lupa. Pero mientras viva, y esté lúcido, pueden estar seguro, que no les entregaré tan fácilmente lo que me costó conseguir en una larga vida de trabajo que, desgraciadamente, los invertí en la República del Paraguay.-

Dado en la ciudad de Solvang, EE.UU. de Norteamérica, a los dos días del mes de marzo del año 2012.-

Jean Pierre Victor Claude Brouillet

Version originale en français

Jean-Claude Brouillet habla de sus estancias en Paraguay

página de entrada
Contactos: news@paraguayeldorado.com | jcbrouillet@paraguayeldorado.com